¡Te enseñamos cómo escoger la fachada perfecta para ti!

Bien dicen que entre gustos y colores, no han escritos los autores y -aunque el acto de escoger cómo lucirá tu casa es personalísimo- en Architecto-Go queremos ayudarte a elijas lo mejor de aquello que más te gusta.

Por eso, en este artículo te hablaremos de todas las opciones que existen para ti a la hora de escoger los revestimientos que le darán vida a la fachada de tu casa.

A lo largo de nuestras vidas nos enseñaron que la belleza es interna, pero cuando se trata de las fachadas, la lección es justamente la contraria.

Ellas, además de ser escudos contra la intemperie, son la carta de presentación de la casa y pueden darle personalidad cualquier edificación.

En otras palabras, las fachadas son un lienzo donde la mezcla de texturas, colores, materiales y diseño escogidos expresan cómo es la vida dentro de esa casa y cuál es la personalidad de quienes allí habitan a través de los espacios internos que muestran.

En la antigüedad, las fachadas tenían una función más estructural que estética. Eran concebidas como “muros de carga”, lo que limitaba la existencia de “huecos” que mostraran el interior del edificio.

Sin perder el norte de sus funciones portantes, las fachadas han ido evolucionado con el paso del tiempo.

La aparición del hormigón armado y el acero se comenzó a configurar superficies más amplias y con más espacio para abrir e iluminar el interior.

Ahora, ya sabemos cuál es la utilidad de las fachadas, pero ahora te enseñaremos cuáles son los materiales con los que podrías trabajar.

¿Con qué materiales puedo hacer la fachada de mi casa?

 Sabemos que las fachadas más allá de su función estructural, también nos ayudan darle presencia y belleza a nuestro edificio. En la actualidad, existen varias opciones de revestimientos que puedes escoger para darle ese toque que deseas a tu hogar.

Piedra:

 A lo largo de la historia, la piedra ha sido uno de los revestimientos más populares del mercado. Su variedad de colores, texturas y formas la convierten en la favorita para aportarle elegancia y distinción a los muros. Además, ofrece gran aislamiento térmico y acústico, así como una excelente resistencia a los embates del ambiente.

Bien sean de hormigón, pizarra o piedra oxidada este material tiene la capacidad de darle el toque elegante y sobrio a tu edificio que también puede ser combinado con otros materiales.

Metal:

 Cuando pensamos en revestimientos de metal, es posible que lo primero que pensemos sean en fábricas o construcciones prefabricadas, pero lo cierto es que cada vez es más común que lo veamos en edificios de uso doméstico.

El metal es perfecto para las casas, espacios y edificios a los que deseamos darles un aspecto más industrial y ofrece fachadas funcionales y eficientes.

Además, combinado otros materiales como la madera, el hormigón o la piedra, puede ofrecer resultados originales y elegantes.

Madera:

 La madera es considerado un material versátil, económico y renovable; características que lo convierten en uno de los favoritos por arquitectos y diseñadores.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que dada las características de la madera, también es un material muy susceptible a los cambios de humedad, temperatura y radiación solar. De allí que sea tan importante que sepamos qué especie y cuál es el tratamiento más adecuado para ella.

Las maderas tropicales suelen ser las más escogidas para los revestimientos, gracias a su durabilidad natural.

Ladrillo:

Si estás buscando darle un look rústico y clásico a tus fachadas, es hora de que pienses en el ladrillo como opción. Además, es un material sumamente versátil que se adapta a casi cualquier estilo.

 Generalmente, los revestimientos en ladrillo suelen ser usados en edificios residenciales y casas. Una de las grandes ventajas de este material es su durabilidad, ya que no se deteriora con facilidad y requiere de poco mantenimiento.

Vidrio:

Desde los años 50, cuando Mies Vander Rohe diseñó su casa, Farbsworth, en vidrio, comenzó tomar protagonismo en las construcción de fachadas.

El vidrio permite una gran luminosidad natural en los hogares al hacer que el interior y el exterior de una construcción se unan. Gracias a los avances tecnológicos este material posee propiedades como el aislamiento térmico y acústico, así como el ahorro energético.

 

Si te quedan dudas


* Campos obligatorios

ArchitecTo-Go® 2000 - 2018

Pin It on Pinterest

Share This